Veinte días después de las elecciones presidenciales, y luego de un intenso alegato sobre un supuesto fraude, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump anunció que ha comenzado la transición gubernamental entre su gabinete y el del presidente electo, Joe Biden. Trump se mostró escéptico desde los primeros resultados virtuales, donde todo apuntaba que había perdido. Así mismo, presentó 29 demandas en varios Tribunales argumentando un fraude electoral, pero solo 1 fue aceptada.

El fin del período Trump

Los recursos judiciales y su discurso político han fracasado, aún así, el todavía mandatario, asegura que su derrota se debió a una elección «amañada», y de «Falsos medios de comunicación». A pesar de estas acusaciones sin fundamento jurídico, Trump ha ordenado el inicio de los protocolos correspondientes a la transición presidencial del nuevo gobierno encabezado por Joe Biden.

En cuanto a su equipo de trabajo, Biden anunció quienes serían algunos de sus allegados, dentro de los que destacan un latino: Alejandro Mayorkas, para Secretario de Seguridad Nacional, y una mujer: Avril Haines quien sería la primera mujer a cargo de los servicios de Inteligencia Nacional.

Respecto a México, el presidente López Obrador sigue sin reconocer el triunfo del candidato demócrata y se ha mantenido al margen del asunto. Recordemos que las políticas progresistas (sobre todo energéticas), fomentadas por el nuevo presidente estadounidense, podrían tener algunas diferencias con una visión más retrógrada de AMLO.

Biden y AMLO, 2012

Sin duda alguna, este proceso de transición traerá repercusiones económicas, políticas y sociales tanto a México como al mundo. Dentro de un panorama global oscuro ocasionado por una pandemia que lleva casi un año vigente, esperemos que la nueva administración haga valer el prestigio de la primer economía del mundo y tome decisiones que mejoren la situación actual. La campaña electoral fue difícil y su verdadero desafío, apenas comienza.

Deja un comentario